jueves, 9 de abril de 2015

¡Qué grande!!! Más que una "chinche" es un "ataque de ira"
SIEMPRE NOS LLAMAN LA ATENCIÓN LOS BICHOS...

       En la lejana tierra de General Pirán (lejana para muchos, para los vidaleros es acá nomás), se realizó una interesante captura. Cuando los trabajadores de un Multimedios ingresaban a su lugar de trabajo se llevaron la sorpresa de encontrar uno de los insectos más grandes que pueblan las tierras de la Provincia de Buenos Aires: el Belostoma Elongatus Gigante.
    Habitan en lagunas, charcos, pantanos y arroyos. Si bien son acuáticos, algunas especies pueden dejar el agua, ya que pueden respirar aire por un tiempo gracias a un sistema de tubos anales y abdominales y reservorios dorsales que tiene espiráculos. Son buenos padres y madres, pues en las primeras etapas de la vida de sus hijos (huevos) los trasnportan en la espalda hasta encontrar un lugar adecuado para ellos.

Vista ventral, en comparación a un encendedor y una regla en la que medimos 6,5cm
       Realmente su apariencia y tamaño producen un cierto temor mezclado con repulsión, propio de aquello que desconocemos. Sus seis patas delatan que se trata de un insecto, pertenece al orden de los Hemípteros (alas partidas) y su familia se halla presente desde la época de los dinosaurios. Es una especie acuática, aunque puede desenvolverse respirando aire por un tiempo, pero si no vuelve al agua muere. Semejante bicho tiene su lado positivo y su lado negativo... démosle vuelta:
Vemos que es una especie alada.


       Comúnmente se la puede llamar "chinche", en éste caso, más se parece a un juego de cartas... chinchón. Y como todas las chinches tiene el hábito de alimentarse chupando. Para hacerlo cuenta con piezas bucales modificadas, formando una estructura en forma de pico denominada rostro y adaptada para perforar y succionar líquidos de plantas. Las especies fitófagas (se alimentan de la savia de plantas pueden ser una plaga para la agricultura y para las plantaciones forestales. En el caso de especies hematófagas (alimentarse de sangre de animales), podemos encontrar un pariente peligroso para nosotros: el triatoma infestans (vinchuca) vector (agente de transmisión) del "Mal de Chagas").
Una cabeza tipo "Alien"

       Pero ya hablamos de los parientes... ¿Y qué onda con "Belosti", nuestro Belostoma amigo? Es eso... un amigo. Los Belostomas son voraces cazadores en estado de larva, se mantienen inmóviles cabeza abajo en la vegetación atacando con rapidez sobre sus presas. Una vez atrapada la víctima le inyectan una poderosa saliva que disuelve su cuerpo desde adentro hacia afuera de forma que puedan sorber en forma líquida su alimento. ¿Y qué tiene de bueno eso? Mmm... Parece una escena de un peli de terror... Tiene de bueno los objetivos de sus ataques, generalmente larvas de mosquito. Su importancia ecológica es clara, pues al ser grandes depredadores son excelentes controladores de plagas como el mosquito (excelente control biológico de mosquitos -vectores del dengue y fiebre amarilla por ejemplo-) y ciertos caracoles, vectores de enfermedades de importancia sanitaria como la esquistosomiasis. Las especies grandes como la de "belosti" no le hace asco casi a nada... pudiendo alimentarse hasta de pequeños peces.

Comparando con un dedo de un adulto femenino
(prefiero no describir el sufrimiento de la depositaria del dedo)

       Estos insectos se usan también como macroindicadores de la calidad del agua. Se considera que la presencia de individuos de la familia Belostomidae en los cuerpos de agua obtiene un puntaje de cinco, en una escala de cero a diez, (es decir justamente un valor intermedio) en el sistema de Biological Monitoring Working Party (BMWP) establecido en Inglaterra en 1970, como método sencillo y rápido para evaluar la calidad del agua. Lo que quiere decir que si hay más "Belostis" pululando por allí, la calidad del entorno es buena. Siempre receurdo la frase de Juan Farina (entomólogo marplatense): "Mientras más bichos andan por el lugar, mejor es la calidad del ambiente".

       Lo malo es si te "pica", aunque los Belostoma no se defienden al tomarlos con la mano. Si llega a producirse una picadura, es muy dolorosa, debido al tamaño de la pieza bucal, su longitud y las sustancias que inyecta. Pero, no tiene generalmente consecuencias.

       Es importante saber sobre quienes nos rodean, no somos los dueños de "nuestras tierras", las compartimos con innumerables especies. Saber del rol de éste insecto nos permite comprender que si arrojamos tóxicos a las aguas, si pulverizamos venenos a los aires... no sólo matamos a los insectos peligrosos o molestos... también matamos a aquellos insectos que nos ayudan "limpiamente", sin envenenar nuestro ambiente. La Tierra es una sólo, la compartimos con muchos seres vivos... Y por más feos o atemorizantes que parezcan, merecen vivir su vida.

Abrazo entomológico!!!